Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

viernes 01Un año más la jornada del viernes fue la que puso el festival a pleno rendimiento, ampliando el programa de actividades a la mañana con citas que no faltan desde la primera edición en 2006. Es el caso de las conferencias, que permanecen inamovibles dentro del programa de cada año y que en este 2017 volvió a contar con un conocido del festival. Se trata del cordobés Antonio Manuel, que en esta ocasión dio su particular visión no solo del origen del flamenco, sino del periodo histórico en el que coincidieron en la península varios pueblos y culturas. Horas más tarde, también en el Centro de Usos Múltiples se proyectaba la película de Jeús Arnesto "Las llaves de la memoria", filme que contemporiza sobre la memoria y el valor de la identidad de los pueblos en una sociedad globalizada.

viernes 02Frente al bullicio y gentío que se vive en los principales espacios del festival, con la ruta de la tapa a pleno rendimiento, el mercado a rebosar y las principales calles del casco histórico repletas de gente, quien visita el festival también tiene la oportunidad de conocer y descubrir rincones cuyo ambiente es bien distinto, como el callejón de la fotografía. Este contraste es otro de los atractivos que ofrece Frigiliana y su festival al visitante, que tan solo tendrá que dejarse llevar por su instinto para descubrir sin demasiado esfuerzo esa otra Frigiliana, más pausada, silenciosa y casi mágica.

Dentro del programa del viernes el Apero volvió a tomar protagonismo como escenario en el que la música fuera la protagonista, en este caso gracias al dúo toledano Ethnos Atramo, que completó el aforo del recinto gracias a su propuesta musical, plenamente integrada con la filosofía del festival, haciendo que en las paredes de lo que fueran las antiguas caballerizas del palacio de los condes de Frigiliana, resonaran los ecos de músicas del Mediterráneo: serfadíes, árabes o cristianas.

viernes 04La otra propuesta musical del día llegó a las 23:00h a la Plaza de las 3 Cutluras y corrió a cargo de Balcan Paradise Orchestra cuyo repertorio musical hizo viajar al público a tierras balcánicas para traer a Frigiliana los sonidos más clásicos de estas latitudes, con una selección musical en el grupo, compuesto íntegramente por jóvenes barcelonesas, interpretó temas de los grupos musicales más imporantes de aquella zona.

Aunque la oferta musical y la fiesta no concluyeron con la actuación de las barcelonesas, pues otro habitual del festival, el DJ Lord Sassafras, tomó el relevo para animar la plaza de las 3 Culturas hasta las 3:00h, cerrando así una segunda jornada en la que miles de personas pasaron por los diversos espacios del festival.