Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

domingo 02Bien entrada la madrugada del domingo al lunes se echaba el cierre definitivo a la XI edición del Festival Frigiliana 3 Culturas. Atrás han quedado cuatro días en las que el blanco municipio de la Axarquía ha lucido sus mejores galas para recibir a los miles de visitantes que han ocupado sus calles en busca de una oferta de ocio única en la provincia, y seguramente también en la comunidad autónoma.

La aparición, hace ya bastantes años, de una vasija con un símbolo que representaba las tres grandes religiones, musulmana, judía y cristiana, fue el mejor argumento posible para comenzar la andadura de un festival que ya desde la primera edición en 2006 tenía claro cual eran sus fundamentos irrenunciables. Seguramente parte del éxito y del crecimiento del mismo se deba precisamente a la radical renuncia a convertirse en otra megacelebración más, otra de tantas. 

En la jornada de clausura de ayer Frigiliana viajó cinco siglos atrás para traer al presente una historia desconocida por muchos y estrechamente ligada con el mensaje que subyace en cada edición del Festival, la convivencia en paz sea cual sea nuestra religión o credo. Desafortunadamente el episodio conocido como "La Cabalgada de Frigiliana", nombre que reflejan los documentos históricos que dieron pie al libro homónimo de Pablo Rojo, no fue precisamente un ejemplo de tolerancia y convivencia, más bien todo lo contrario. Este episodio histórico de la historia de Frigiliana fue representado ayer en la Casa del Apero, en la que el público asistente descubría la historia, casi aterradora, de los cientos de moriscos que buscaban la libertad en otra tierra que no fuera "Al Andalus", encontrando en su lugar la muerte y el secuestro de sus hijos.

domingo 01El episodio histórico fue relatado en primera persona por sus protagonistas, con nombres y apellidos reales, así como sus historias, vivencias y calamidades ,en ese episodio que se terminó llamando "La Cabalgada de Frigiliana", y que a la postre terminaría con el despoblado del pueblo. Esta representación teatral fue un claro ejemplo del dicho que nos recuerda que debemos conocer y recordar nuestra historia pues en caso contrario estamos condenados a repetirla. Efectivamente lo acontecido aquel 1548 no es un ejemplo de Frigiliana como lugar de convivencia en paz de las tres grandes religiones, pero seguramente sea el contenga el mejor mensaje posible, cinco siglos después, para evitar que algo similar se repita. Se da la circunstancia que previa a la representación, un buen número de "moriscos" hacían parte del recorrido que los protagonistas reales hicieran hace 500 años en busca de la costa, partiendo desde calle Real con destino a lo que hoy se conoce casa del Apero.

domingo 03Mientras en el Apero se revivía ese interesante episodio de nuestra historia, el resto de espacios del festival eran ocupados por miles de personas que visitaban los últimos minutos de vida de esta edición. Aún quedaba mucha noche por delante. Tras la marcha del Apero de "los moriscos de Frigiliana", al mismo escenario, de nuevo con el aforo completo, se subía Germán Díaz para interpretar su peculiar "Método Cardiofónico". Pero no fueron éstas las últimas notas musicales de 2016. Justo después del espectáculo pirotécnico, que esta vez sí llegó con puntualidad británica, el escenario de la Plaza de las 3 Culturas fue testigo de como Martirio, tras 30 años de carrera, sigue encandilando con su copla y particular forma de entenderla, a un público fiel y entregado desde el minuto uno. Más de 90 minutos de concierto, bises incluídos y es que, como era de esperar, el público asistente quería disfrutar a la onubense y su fusión única de copla, jazz, flamenco....

El final del concierto de Martirio anunciaba la inminente clausura de esta edición. La ruta de la tapa, un año más la actividad con más seguidores, ya había echado el cierre con un total de 1763 rutas completadas y alrededor de 25.000 tapas servidas. No obstante aún quedaría un momento final para aprovechar hasta el último segundo del XI Festival Frigiliana 3 Culturas, el fin de fiesta de Feticultores que, por segundo año consecutivo, serían los responsables de cerrar de forma definitiva el festival.

Nos vemos en el XII Festival Frigiliana 3 Culturas.